Hablando de magia con Joaquín Matas

Esta ha sido una de las entrevistas en la que más he disfrutado. Después de muchos mensajes y de intentar cuadrar agendas, Joaquín pudo hacerme un hueco.

Cuando nos sentamos a la mesa del bar, Joaquín sacó el tapete y desde ese momento presenté que iba a ser una gran entrada.

-K: Hola Joaquín ¿qué tal?

– Joaquín: Bien bien.

– K: Yo ya te tengo “controlado” y te sigo pero para los lectores que aún no te conozcan, ¿podrías presentarte un poco?

– Joaquín: Vale, pues soy Joaquín Matas y soy mago. Porque si no, no estaríamos haciendo esto.

-K: Jajajaja

-Joaquín: Está claro ¿no? Me gusta la magia desde que era pequeñito, desde que tenía 7 u 8 años, pero hasta que no tengo 13-14 años no empiezo en serio. Antes me habían regalado una caja de magia Borrás, sabía 4 cositas y me llamaba mucho la atención el mundillo, pero no fue hasta los 13-14 años que obtuve mi primer libro de magia: “El libro del ilusionista aficionado” de Alfredo Florensa y el Dr. Faust y con ése empecé a adentrarme en el mundillo. Poco después ya vino el de Patrick Page “El gran libro de la magia”, era un libro que se vendía a nivel profano, lo podías encontrar en tiendas no especializadas. Ahí seguí leyendo y entre los 14-15 años me metí muy a saco y comencé a escaparme a Barcelona cada semana para comprar libros en Mágicus, además de mis primeras cositas: mis primeras barajas trucadas, falsos pulgares y demás… Poco a poco me fui empapando de la literatura mágica de entonces, que al principio de los 90 era muy escasa en comparación a cómo es hoy en día. No estaban los “Giobbi”, no estaba el “Canuto”, estaban los “Técnica cartomágica” y varios más publicados por Ricardo Marré y los libros de Tamariz, muchos de los cuales estaban editados en canutillo y los primeros de Editorial Frakson.

Al año de ponerme en serio con la magia conozco de casualidad nada menos que a Gabi Pareras. Gabi por aquel entonces tenia 25 años y esa experiencia me marca profundamente. Él bajaba por otro tema a Ripollet. Amigos comunes me hablan de un mago muy bueno, me lo presentan (yo tenía 15 años) y cuando lo conozco… me quería morir. Fue el primer mago al que vi hacer close-up en directo. Ese mismo día y a la semana siguiente me reúno durante horas con él. En esas reuniones me “explotaba la cabeza”. Porque cosas que había leído, por aquel entonces acababa de comprar “La Magia de Ascanio” y “52 amantes” de Pepe Carroll, y que me parecían imposibles; de repente Gabi las hacía con una soltura brutal.

-K: Era como si el libro cobrara vida.

– Joaquín: Sí sí. Recuerdo leer el “Monedas, monedas… y monedas” de Tamariz donde decía: “haga usted un falso depósito y finja poner la moneda”. Mi reacción era: “qué me estás contando” y Gabi me hacía el “Goshman”, de lanzar una moneda de una mano a la otra sin juntarlas, me hacía las rutinas de Slydini, los juegos de Pepe Carroll y me explotaba la cabeza, hasta tal punto que después de conocer a Gabi (fueron un par de sesiones) y al cabo de unos meses, fui a la SEI. Empecé a ver a otros magos… Pero…

– K: Esto es otra liga…

– Joaquín: Claro, yo quería lo que hacía Gabi. Al año y pico de haberle conocido empecé a ir al Llantiol de Barcelona y me reencuentro con él, ya tenía 17 años. Además conocí a otros grandes magos como Ricardo Vizcarra, Justo Thaus, Amilkar y empiezo a relacionarme con el mundillo de la magia en Barcelona. Resumiendo: a los 14 empiezo, a los 17 comienzo a meterme en el ajo, y a los 18-19 empiezo a trabajar en el Café Teatro Llantiol, haciendo magia por las mesas para luego hacer magia de salón y… hasta hoy.

-K: Cuéntame el paso de practicar en tu casa a decidir hacer magia para la gente. ¿Cómo fue ese paso?

– Joaquín: Fue paulatino, fue casi sin planteármelo. En realidad era y soy muy tímido y la magia… Al principio pensaba que era una careta. Ahora me he dado cuenta de que no, la magia es mi válvula de escape. Te permite mostrar tu verdadero “yo”. Te permite ser: gamberro, decir lo que piensas, ser tú mismo. Antes pensaba que era un mecanismo de defensa y me he dado cuenta de que es un mecanismo de apertura de uno mismo. Y fue todo de la mano. Empecé haciendo magia a la familia, dando la brasa, luego ya era inevitable estar con los amigos tomando algo y no hacer algún juego; luego el dueño del pub del pueblo te pide que hagas magia en el bar… a empezar a trabajar en locales al principio sin cobrar o cobrando muy poquito… a decir verdad nunca me planteé ser profesional, y esto es una cosa que se ve hoy en día. Ves a chavales que empiezan y que ya se están haciendo tarjetas, se están currando la página web… van como muy rápido. En mi caso fue una consecuencia de que me apasionaba, me daba la vida y la consecuencia de esta pasión ha sido que puedo vivir de ella. Jamás me planteé nada. De hecho hoy en día voy a los bolos y muchas veces me tiene que decir el tío: “Oye, que te tengo que pagar”

– K: Jajaja

– Joaquín: ¡Suerte que tengo a mi mujer que me lo recuerda!

– K: “¿Ya te han pagado?”

– Joaquín: Sí sí sí. Quiero decir que el vivir de la magia fue una consecuencia de que era mi vida y fue todo rodado. Siempre he sido un desastre en marketing, nunca me he sabido vender.

– K: Pero el trabajo bien hecho tiene su recompensa.

– Joaquín: Supongo que sí, al final el que esté bien hecho y sobre todo con pasión.

– K: ¿Tus magos referentes? ¿qué magos te han marcado?

– Joaquín: Gabi es un “must” por supuesto, luego Arturo de Ascanio, Juan Tamariz y Pepe Carroll. Son los típicos tópicos que siempre nombramos la mayoría de los de mi generación, pero es que aquí en España son los grandes referentes. Después Dai Vernon, por supuesto, a través de sus lecturas. Luego como referente profesional Pepe Carroll, porque para mí era un tipo de magia… cuando tenía 7 u 8 años y veía a Sigfried & Roy o a David Copperfield, había mucho postureo.

– K: Demasiado “elegantes”

– Joaquín: Incluso hortera en algunos casos ¿no? Era muy Las Vegas. Y cuando veo a Pepe Carroll que era de tú a tú , cercano, veo a Tamariz rodeado de gente. Digo: “éste es el rollo que a mi me gusta”. Conversar con la gente, interactuar relacionarme con humor, con cercanía y no la pose, la mirada al infinito y esas cosas.

– K: Prefieres la magia de cerca o de escena?

– Joaquín: Prefiero la magia de cerca, lo que pasa es que yo hago magia de escena muy de salón. Al final saco gente, así que es hacer magia de cerca amplificada. Utilizo elementos pequeños, objetos cotidianos y al final es una extensión más de la magia de cerca, pero llevada a un escenario, al salón de un hotel o a al comedor de una casa particular.

– K: Sigues aprendiendo rutinas nuevas?

– Joaquín: Sí, sigo aprendiendo, sigo leyendo y sigo estudiando. Pienso que el mago que ha dejado de evolucionar está muerto. Porque te apolillas y dejas de crecer.

– K: ¿Cómo las aprendes?

– Joaquín: Leyendo y con el bagaje que tengo intento meterle mis detalles. Me da mucha pereza ver DVDs de magia, cada vez más. Incluso especiales de magia de otros magos me da mucha pereza. Y sin embargo leer sí me sigue gustando.

– K: ¿Quién te hizo ese truco de magia que se te quedó grabado? Y qué truco fue?

– Joaquín: El primero fue mi hermano Alberto. me hizo el juego de las tres cartas que ninguna es y luego tocas una de las tres cartas y es la elegida, con un Doble lift muy rudimentario. Mi hermano de hecho no es mago ni sabe de magia pero sabía ese juego, sabía también el típico de las 21 cartas, sabía el “pim pam pum” que se lo habían enseñado no sé donde y fue eso lo que me hizo saltar la chispa.

– K: ¿Qué opinas sobre la nueva magia que se está haciendo ahora? aparezco te hago un juego y me esfumo por la calle, o la magia que se hace por youtube…

– Joaquín: A ver, a mí no me acaba de gustar, pero son tendencias, son formas de ver. Imagino que en algún aspecto es evolución de la magia, pero a mi no me acaba de gustar. Este rollo Dynamo o Blaine de: “te hago un juego y desaparezco”, para mí pierde el componente humano. Para mi la magia es comunicación, es conectar con la gente y con esto se pierde un poco. Y ya no hablemos de programas donde lo que se muestra no es magia sino cine. Hay cosas que son: edición de vídeo, más compinches, mas pre-show igual a cine. Eso no es magia pero bueno…

– K: Hablando un poco de libros, que te veo que tu eres de libros. ¿qué libro no puede faltar en una biblioteca mágica?

– Joaquín: Hoy en día sigo pensando que “La magia de Ascanio” no puede faltar en la biblioteca de un mago, por lo menos si eres de aquí. Si eres latino no puedes no conocer a Ascanio y su repercusión en el mundo de la magia, que fue enorme. Hoy en día tenemos mucha suerte de tener libros como los de Roberto Giobbi y Vicente Canuto, para aprender la técnica cartomágica correctamente. Los Tarbell son enciclopedias de la magia completísimas, los libros de Vernon también maravillosos…

– K: Hay tantos libros…

– Joaquín: Hay tanto y tan bueno que es difícil elegir.

– K: Para terminar. ¿A qué mago no me puedo perder? A Joaquín Matas obviamente, jejeje

– Joaquín: No no no. Te lo puedes perder y no pasa nada, jajaja. Creo que es una experiencia ver a Juan Tamariz en directo, en el teatro también es una experiencia vital, pero sentado en una mesa… Yo la sensación de notar el frio en la columna vertebral y el pelo de punta solo lo he notado con Juan Tamariz haciendo sesiones de cerca en el Llantiol. Y eso no te puedes morir sin haberlo experimentado. Verlo sentado en una mesa, rodeado de gente y sentir el imposible de verdad… no el siempre seis, no lo de los guantes de elige uno… no no. Verle con una baraja, verle hacer “el numero de París” en directo. Eso es de piel de gallina.

– K: ¿Y a dónde voy!?

– Joaquín: Sé que él organiza las Queimadas mágicas en Madrid. De vez en cuando cuando vamos a cenar con él, organiza esas magia improvisadas que luego lleva preparando toda una vida, pero que parecen improvisadas. Eso no te lo puedes perder.

– K: Pues muchas gracias Joaquín hasta aquí la entrevista.

– Joaquín: ¿Ya está?

– K: Si, súper corta pero muy intensa. Muchas gracias por participar en el blog

– Joaquín: A ti por proponérmelo.

Después de todo esto, estuvimos hablando largo y tendido sobre magia, juegos y demás temas mágicos.

Tal y como os dije al principio de la entrada: fue una gran entrevista.

Nos vemos en la próxima.

K.

Anuncios

2 comentarios sobre “Hablando de magia con Joaquín Matas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s